jueves, 8 de enero de 2009

punto

Hace como mes y medio que no actualizo el blog. Un blog que comenzó hace un año y medio cuando tuve unas extrañas paperas a mi edad y estuve una semana de baja. Pues bien, sin ningún motivo principal ni nada parecido he estado pensando en varias cosas durante estas navidades y he decidido poner punto al blog. No sé si es un punto final o un punto seguido. Es posible que lo retome dentro de un tiempo cuando me apetezca escribir sobre algo o cuando me ocurra algo nuevo. De momento voy a parar.

S2.
Q.

viernes, 21 de noviembre de 2008

the importance of being Q.

2 cosas:
¿Cuántas cosas he pedido en la empresa? Reformulo la pregunta… ¿ Cuántas cosas he pedido en la empresa y además me han dado? Muy pocas. Sin embargo, cuántas cosas me han pedido ellos a mi y yo les he dado??? Pues muchas. Muchos pensarán que es lo normal, tú das y ellos no. Sin embargo, a mi me está cansando. Yo quiero dar, pero también recibir… Todos deberíamos sentirnos beneficiados. Ahora vuelvo a pedir, y ellos a no dar. Ya no sé ni siquiera si debo pedir. No sé si debo, lo que sé es que no me apetece. El único problema es el maldito síndrome ese con nombre de capital de Europa del Norte que creo que me machaca.
Otra cuestión totalmente diferente: Tengo un apellido cojonudo. Por eso se me ha ocurrido este post. Hace unos años leí una obra de teatro que se llamaba “The importance of being Earnest”. Un buen libro de cuando yo leía. Como de importante es tener un apellido peculiar?. Me parece curioso toda esa gente que se apellida Fernández, Pérez, García, … no está mal. Sin embargo me encanta personalmente tener un apellido muy peculiar. Tengo un nombre normal (el 99% de los lectores del blog lo conocen), tengo un primer apellido normal de una manera regular, pero tengo un segundo apellido que comienza por Q y que es cojonudo. Me encantan los nombres y apellidos extraños. Me parece diferencial. ¿por qué se me ha ocurrido esto? Porque he pensado en Julian Casablancas, él también tiene un apellido cojonudo… pero Julian Casablancas merece otro post…

jueves, 13 de noviembre de 2008

reirse vs. no reirse

Gran duda: ¿por qué la gente es tan aburrida? Primero quiero dejar claro la diferencia entre dos palabras: serio y aburrido, se puede ser serio y divertido, es totalmente compatible. Hace días que me fijo: Hace sol y entra por la ventana. El cielo está azul. La oficina está pintada de un color verde lima-limón que invita a la alegría,… sin embargo la gente camina por la oficina como si se fueran a morir mañana. Sólo veo caras de angustia, como si te hubieran metido un palo por el culo.
Creo que uno de los graves problemas de la sociedad es que la gente se ríe poco. Algunos dirán que lo que pasa es que se folla poco, que las hipotecas están muy altas, que tu mujer te pone los cuernos, etc. Sin embargo, yo opino que hay que reírse. Nunca llovió que no escampara. Cuesta poco. Todo el mundo lo puede hacer. Simplemente una carcajada, una sonrisa, saludar… ¿por qué la gente ni siquiera saluda cuando entra en la cafetería del curro?
Otra cosa curiosa es que te dicen… “a ver cuando maduras”, ¿qué coño significa eso? Acaso significa… “¿a ver cuando te vuelves un tío aburrido?”. Yo creo que maduré con 19-20 años. Ahí es donde llegué a nivel maduro. Esto es lo que hay, antes era peor. Además “maduro” es lo contrario de “inmaduro”, no tiene nada que ver con reírse o no reírse.
La vida ya es bastante triste. Encima te tienes que levantar muy pronto. Venir apretado en el metro o comerte un atasco en coche. Tener todo el trabajo del mundo enviado por tu jefe… al menos sonríe, saluda a la gente, no es tan grave.

sábado, 8 de noviembre de 2008

echar a perder todo

¿Cuándo alguien decide echar a perder todo? ¿lo decides o simplemente te pasa?. Vives en el primer mundo. Tienes un trabajo. Llevas pantalones y camisas. Conoces a gente, a lo mejor no es la gente indicada, pero al menos conoces gente. ¿Alguien te conoce a ti?. Todo va bien. El trabajo bien. Compras más camisas. Sigues conociendo a gente. Y un día decides no afeitarte. No te vas a cortar el pelo. Vas a beber, a fumar, a drogarte y todo te va a dar igual.

viernes, 7 de noviembre de 2008

Oasis vs Blur (o viceversa)

Debido a mi último post en el que no pretendía ni mucho menos crear una polémica entre Oasis y Blur he decido escribir un post relatando porque me gusta Oasis…
Tenía yo unos 14 años aproximadamente (siempre he sido muy malo para las fechas) cuando apareció en el mundo musical Oasis. Lo primero que me gustó de Oasis fue la música, primero canciones como Live Forever, Slide Away,… y luego grandes himnos musicales como Wonderwall, Don’t Look Back in Anger, The Masterplan, etc… Entiendo que había un gran componente de fenómeno “fan”, sonaban en todas las televisiones, les gustaba a mucha mucha gente, se les comparaba erróneamente con The Beatles y no eran guapos pero ellos creían que sí.
Continuaron su carera musical y siguieron sacando discos. Antes eran discos de 13 canciones en donde te apasionaban 10. Pasaron a ser discos de 13 canciones donde 10 te gustaban y 3 te apasionaban, no era lo mismo, pero muy parecido. Creo que realmente fue el momento en el que más me gustó Oasis, porque realmente apreciabas esas 3 canciones de cada disco, había desaparecido el fenómeno fan y ya no sonaban a todas horas en las emisoras de radio ni ponían constantemente su video en los 40 principales. Al mismo tiempo, escuchaba con mucho más detenimiento los discos antiguos, fijándome en las caras B, rarezas, conciertos y me seguían gustando más y más.
Pero en un grupo musical creo que hay mucho más que la música. La música es fundamental, es condición necesaria, pero no suficiente. Tiene que existir algo detrás, una actitud,… Los de Oasis son hermanos, hermanos que se odian, pero se quieren, eso me gusta. No son de Londres, son del feo Manchester, ciudad industrial y fea donde las haya. Siendo de Manchester no son del puto Manchester United sino del jodido Manchester City. Cometen todos los excesos del mundo, está mal? Pues sí, pero joder!!!, no se puede ser una estrella de la música sin cometer excesos…

Por todo esto y mucho más dejo una canción de Oasis, lo fácil sería dejar una que todo el mundo conozca (Wonderwall, Don’t Look back in anger,…), pero no, voy a dejar una que me encanta y que sólo conocen aquellos a los que les gusta Oasis

Por otro lado Blur, no me disgusta, para mi gusto en un momento de su historia fueron demasiado “simples” (musicalmente hablando), pero luego crearon grandes canciones. Además Damon Albarn hizo grandes cosas en solitario, experimentos raros de esos que a él le gustan,… y de todo eso salieron cosas muy buenas. Por eso, dejo otra cancioncilla que me gusta mucho…

domingo, 26 de octubre de 2008

cambios

Hace casi un mes que no escribo. No sé si he cambiado o si otras cosas han cambiado o si todos hemos cambiado…
•Estoy en “staff”, es decir, sin proyecto en firme. Dedicándome a muchas cosas y a ninguna. Hago alguna propuesta, hago otras cosillas, …
•Me han dicho en el trabajo que tengo un defecto y es que soy “ácido”. Y yo que pensaba que era una de mis virtudes…
•Ya no admiro a los que antes admiraba. Me doy cuenta de que no son tan perfectos, que tienen sus miserias. Sólo admiro su dinero.
•Hasta he oído el nuevo disco de Oasis y no me ha encandilado como los anteriores… ¿soy yo? ¿son ellos?
•He discutido con mi mentor. Es la primera vez que discutimos. Siempre habíamos estado de acuerdo. Ahora ya no.

Una de las pocas canciones que me han encantado del nuevo disco de Oasis… le daré otra oportunidad.

sábado, 27 de septiembre de 2008

viajar

Hoy he estado tomando algo con unos amigos. Uno de ellos es un viejo amigo. Hemos dialogado/discutido sobre mi viaje a Valdivia y las causas porque yo lo hice. Es notorio para el que lea este blog que yo no me quería ir a Validivia, pero al final me fui.
Hemos discutido sobre viajar por motivos laborales. Algunos de los presentes mantenían la postura de que no se podía viajar por motivos laborales, que había que negarse. Sin embargo, yo mantenía otra postura. Yo mantenía la postura de que te tiene que gustar. Tienes que armar una balanza. En un lado de la balanza pones dejar a tu familia, dejar a tus amigos, dejar tu vida, etc. En el otro lado de la balanza pones el dinero, conocer otro país, vivir otra cultura, la oportunidad de recorrer la zona a la que te manden, etc. ¿qué pesa más? Pues supongo que depende de la ocasión, del lugar, de la persona, etc.
Con todo lo que yo he criticado mi viaje a Valdivia supongo que alguno de los lectores del blog (si es que existen lectores del blog...) se sorprenderán de que yo defienda viajar. Pero he pensado (novedad en mi), y ... ¿cómo de rápido han pasado 3,5 meses en Madrid? ¿tú qué has hecho en estos 3,5 meses? Yo al menos puedo contar cosas, quizás no sean buenas cosas, pero puedo contar cosas. Una vez, un amigo me dijo algo que considero una gran verdad... "Lo peor de todo es si cumples 40 años y no tienes anéctodas que contar". Asi que éste es mi consejo... haced cosas distintas, cread anécdotas.
Y como fin... dejo una canción que conocí en Valdivia. El video ni idea. Es el único que he encontrado en youtube. Pero la canción me trae buenos recuerdos. Sino hubiera viajado nunca hubiera conocido esta canción.